3/11/07

La prisionera de Rangoon, este domingo en "Mundo.Hoy"


03/11/07
Mirentxu Purroy examinará la trayectoria de Birmania en manos del régimen militar

El programa "Mundo.hoy", dirigido y presentado por Mirentxu Purroy, emite este domingo, 4 de noviembre, a partir de las 13:00 horas, el documental La prisionera de Rangoon, que narra la trayectoria de Aung San Suu Kyi, la lider de la Liga Nacional por la Democracia de Birmania, en arresto domiciliario desde que ganara las elecciones democráticamnete a la Presidencia del Gobierno hace 11 años. El descontento nacional, las manifestaciones de miles de monjes y los disparos a muerte del ejército, contra las protestas, ponen en primer plano de actualidad a una cruel dictadura.
Esta mujer, detenida en varias ocasiones, recibió el Premio Nobel de la Paz mientras permanecía en arresto domiciliario. En la actualidad sigue siendo prisionera de la Junta militar.

Suu Kyi es la hija de un líder del movimiento anticolonial, muy venerado en Birmania. Ahora tiene 58 años. En 1988 abandonó sus estudios de post grado en Gran Bretaña para acudir junto a su madre, al borde de la muerte, en Rangoon. Allí abrazó la causa de su padre. Inmediatamente, los generales la pusieron bajo arresto domiciliario y la obligaron a abandonar a su esposo y a sus hijos que se habían quedado en Londres.

Debía elegir entre Birmania o su familia y ella eligió Birmania. Durante aquellos años los militares disolvían con violencia las manifestaciones pacíficas contra la Junta. Miles de manifestantes murieron. La junta no podía permitir que Suu Kyi se convirtiera en una heroína y la pusieron bajo arresto domiciliario. Pero el mundo no se olvidó de ella y en 1991 fue galardonada con el Premio Nóbel de la Paz. Esto hizo que la ayuda de otros movimientos internacionales incrementara. El Dalai Lama y otros laureados Nóbeles se dieron cita en Tailandia para demandar la libertad de Suu Kyi. Llevaron su campaña a la Comisión de Las Naciones Unidas en Ginebra y con el apoyo de otras celebridades su campaña adquirió fuerza. Gracias a la presión que ejercieron, en junio de 1995 fue liberada.

En 1996 la Junta abrió las fronteras para sacar del aislamiento a Birmania y así impulsar el turismo. Lo declaró el Año del Turismo. La Junta necesitaba fuentes de monedas fuertes, pero sobre todo limpiar la imagen de Birmania. Deslustrada por la producción de heroína, el contrabando de gemas y la violación de los derechos humanos.

Pero en lugar de limpiar la imagen de Birmania, la modernización trajo consigo más violación de derechos humanos: decenas de miles de personas fueron obligadas a trabajar sin recibir ningún pago a cambio. Los niños se ven obligados a realizar trabajos forzados debido a que sus padres no pueden quitarle tiempo a los quehaceres necesarios para la manutención de la familia. Si no se proporciona una persona por familia para el trabajo obligatorio son multados. Por lo tanto, como las familias no ganan lo suficiente como para poder pagar la multa, tiene que mandar a sus hijos a ocupar su lugar.

Para mantenerse en el poder, la Junta gasta la mitad del presupuesto nacional en un ejército de 400.000 hombres. Muchos de esos soldados son niños. Birmania dispone de uno de los ejércitos más grandes del suroeste asiático, pero la mayor parte de sus esfuerzos los dedica a reprimir a las minorías.

Represión que ha llevado a muchas familias a abandonar sus hogares. Una docena de campamentos de barracones, radican justo en la frontera entre Tailandia y Birmania. En ellos se acoge a más de 100.000 refugiados huidos de la dictadura militar. Son aceptados por la compresión de los tailandeses. Pero todos desean regresar a sus hogares.

Al amanecer cientos de birmanos pobres cruzan a Tailandia buscando trabajo. Los oficiales de la frontera miran hacia otro lado porque la mano de obra ilegal es mucho más barata. Ya por la noche, atraviesan nuevamente la frontera hacia sus hogares en las aldeas. Pero algunos se quedan como inmigrantes ilegales. Ganan un euro y medio por día.

Por otro lado están los llamados Curadores del Morral. Voluntarios que se han unido a la doctora Cynthia para atender a los enfermos y heridos de la selva. Gente que decidió quedarse en su propia tierra, antes que salir huyendo a Tailandia.

Fuente

1 comentario:

CHucky dijo...

Buenas; ánimo con el blog!!!

Soy CHucky, de Birmania-Libre.
Dos preguntas:
-sabéis cómo puedo ver el programa desde Madrid, sin conexión a EITB? Lo colgarán en la página de la EITB? Lo grabará alguien y lo pondrá en algún P2P tipo eMule (que no es ilegal)?
-sabéis si el programa en es euskera o en castellano?

Gracias.
Besos
CHucky
P.D: tenemos que organizar algo fuera del mundo virtual. No sé cómo, pero hay que organizarlo.